TARTAS

TARTA DE OREO Y QUESO SIN HORNEAR

Ingredientes, para 12 raciones:

  •         24 galletas oreo
  •         500 ml de nata (crema de leche) (2 tazas)
  •         250 ml de leche (1 taza)
  •         400 g de queso philadelphia (1 taza y media)
  •         250 g de azúcar (1 taza)
  •         1 cucharada de vainilla (opcional)
  •         100 g de mantequilla (1/3 de taza)
  •         8 hojas de gelatina

1.- Separa las galletas y la crema y colócalos en dos boles diferentes. Tritura las galletas en la picadora. Lo mejor es triturar primero la mitad y luego el resto. Cuando estén totalmente picadas, reservar dos o tres cucharadas soperas de la harina de galletas oreo, que emplearas en la decoración final de la tarta. Tamiza las galletas trituradas de la decoración para asegurarte de que el polvo de galleta es lo bastante fino.

2.- Añade la mantequilla derretida a las galletas trituradas y mezcla bien hasta que la galleta quede empapada completamente. Pasa la mezcla al molde para tartas y repártelo bien con la espátula cubriendo toda la base. Ayúdate con una espátula o lengua de gato para conseguir una capa lo más lisa y uniforme posible. Lleva al frigorífico para que la mantequilla se endurezca de nuevo.

3.- En un bol con agua, sumerge las láminas de gelatina para hidratarlas, antes de empezar a preparar la crema de queso.

4.- Coloca un cazo al fuego y calienta la leche. Cuando esté caliente añade la gelatina escurrida y remueve con las varillas hasta que se disuelva. Incorpora el queso crema. Remueve hasta que quede integrado por completo. Una vez integrado, retira del fuego y añade la crema de las galletas oreo, que habíamos reservado al principio. Bate con unas varillas manuales y reserva.

5.- Vierte la nata o crema de leche (crema para batir) en un bol y añade el azúcar. Para montar la nata con las varillas, empieza con una velocidad baja porque salpica mucho y poco a poco ve aumentando la intensidad. Cuando la nata dibuja el trazo, deja de batir o podría cortarse. Ya está la nata montada.

6.- Coloca la crema de queso, que se habrá enfriado un poco, en un bol y añade una cucharadita de esencia de vainilla (opcional). La esencia de vainilla tiñe un poco el color blanco de la tarta. Ve incorporando poco a poco la nata con movimientos envolventes para evitar que pierda el aire que hemos introducido al montarla. Cuando la crema esté bien mezclada, viértela en el molde de tarta.

7.-Lleva el molde a la nevera, mínimo 8 horas para que la gelatina actúe y cuaje la tarta de galletas oreo. Lo mejor es hacerla la víspera.

8.- Una vez bien fría, retira de la nevera y, con la ayuda de un colador, cubre por toda la superficie de la tarta con la harina de galletas oreo. Procura que quede toda la superficie uniforme y completamente negra, sin zonas blancas.

9.- Para retirar el molde, ayúdate de un cuchillo para despegar el borde de la tarta. Las paredes se despegarán con facilidad.

Mi consejo: Si te gusta con menos azúcar, puedes reducir la cantidad, incluso usar edulcorante porque, al no estar sometido al calor, no va a perder sus propiedades endulzantes.

TARTA DE MANZANA

Ingredientes:

  • 3 manzanas
  • 4 huevos
  • 200 gramos de harina
  • 200 gramos de azúcar
  • 30 gramos de mantequilla
  • 8 gramos de levadura química o polvo de hornear
  • una pizca de sal
  • mermelada (albaricoque, mandarina, melocotón…)

1.- Mezcla la harina y el polvo de hornear o levadura química.

2.- Coloca los huevos en un bol y batelos junto con el azúcar. Añade un poco de sal y, cuando la mezcla esté esponjosa, tamiza la harina con ayuda de un  tamiz o un colador. Añade la mantequilla derretida y vuelve a batir.

2.- Cuando la masa esté bien integrada, agrega la mitad de las manzanas cortadas a daditos pequeños, y mezcla bien. Si te gusta la tarta muy húmeda, puedes añadir otra manzana a la masa del bizcocho. Vierte la mezcla en un molde previamente engrasado con mantequilla. El molde empleado es de 22 cm de diámetro. Si usas un molde más grande, puede variar el tiempo de horneado.

3.- Lamina el resto de la manzana y colócala haciendo el dibujo que más te guste hasta cubrir toda la superficie. Cuando toda la superficie esté cubierta, espolvorea con un poco de azúcar (opcional).

4.- Introduce en el horno precalentado a 175 grados. Coloca el molde centrado en el horno. Tras 45 minutos, tu tarta estará hecha. Acuérdate de pinchar con un palito de brocheta o un pincho para comprobar que tu tarta de manzana fácil está bien cocinada por dentro. Si te gusta más doradita, sólo tendrás que dejarla unos minutos más en el horno con la parte del gratinador encendida hasta que obtenga el color dorado que deseas. Una vez hecha, retirala del horno.

5.- Desmolda y pinta la superficie con mermelada de albaricoque para darle brillo. También puedes usar gelatina u otra mermelada de color dorado como mandarina, melocotón o la que tengas en casa. Esta capa, además de darle un exquisito sabor a fruta, le dará una presencia impresionante.

TARTA DE GALLETAS CON FLAN

Ingredientes, para 10 a 12 raciones:

  • Para el flan:
  • 400 ml de leche
  • 75 g de azúcar
  • 1 sobre de preparado para flan (flanin – El niño)
  • 30 g de galletas
  • leche para mojar galletas
  • Para la cobertura de chocolate:
  • 200 g de chocolate para postres
  • 200 ml de nata o crema de leche
  • 15g de mantequilla
  • bolas de chocolate para decorar
  • MOLDE 29 CM X 20 CM

1.- Coloca un pequeña parte de la leche, a temperatura ambiente, en un recipiente y disuelve el sobre de flan removiendo muy bien hasta que no quede ningún grumo.

2.- Coloca el resto de la leche en un cazo y llévalo al fuego junto con el azúcar y espera a que hierva. Cuando la leche empiece a hervir, vierte la mezcla del flan y remueve con las varillas hasta que espese. Una vez haya espesado,  retíralo del fuego.

3.- Vierte leche en un plato y moja las galletas una a una. Tienes que mojarlas rápido para que se empapen, pero que no se empapen demasiado. Coloca las galletas en una fuente rectangular cubriendo toda la base. Si te queda algún hueco, parte trocitos de galleta para que quede la base cubierta por completo.

4.- Vierte la mitad del flan, aproximadamente, sobre la base de galletas. Extiendelo bien con ayuda de una espátula. Cuando tengas el flan bien extendido, coloca otra capa de galletas mojadas en leche. Procura que queden bien juntas y, como en el paso anterior, si queda algún hueco, rellena con trozos de galleta.

5.- Termina de verter todo el flan y extiendelo bien con la espátula. Acaba la tarta con una tercera capa de galletas previamente mojadas en leche, al igual que en los pasos anteriores. Reserva.

6.- Calienta la nata o crema de leche al fuego sin que llegue a hervir. Una vez caliente, viertela en un bol en el que habrás colocado el chocolate de cobertura. Mezcla bien hasta que el chocolate se derrita por completo y te quede una crema muy fina. Añade la mantequilla y mezcla de nuevo. Con la mantequilla, conseguirás un chocolate brillante.

7.- Vierte el chocolate sobre la tarta de galletas, cuidando de llegar a todos los rincones. Guarda la tarta en la nevera durante al menos cinco o seis horas para que cuaje bien.

8.- Decórala como más te guste con bolas de chocolate, almendras picadas, virutas de chocolate…


Anuncios